Relatos Eroticos // Mi Pagina de Sexo
Pagina de Inicio Agregar a Favoritos
Relatos Eroticos // Mi Pagina de Sexo
Relatos Eroticos de Filial
Aqui encontraras los mejores Relatos Eroticos, Cuentos Calientes, Historias Cachondas, Fantasias XXX, Confesiones Privadas, Sueños Ardientes

Mi mama me inicio en el sexo (Filial)
Autor: Alegrame | Publicado: 2006-04-15 | Puntaje: 0.83 | Votos: 36 (Votar)

Todo empezó cuando yo tenia 16 años, tarde un poco en descubrir mi sexualidad pero desde hacia un año que un amigo me había contado como tenia que hacer para masturbarme, hasta me dejo una revista ...

Todo empezó cuando yo tenia 16 años, tarde un poco en descubrir mi sexualidad pero desde hacia un año que un amigo me había contado como tenia que hacer para masturbarme, hasta me dejo una revista para que mirara mientras lo hacia. Los primeros días cuando mi polla, que era naturalmente pequeñita y con poco pelos, se me ponía dura yo empezaba a moverme la piel hacia arriba y hacia abajo mientras pasaba las hojas de la revista. Me acuerdo que era una Private y esas fotos tan explícitas de coños abiertos y mujeres haciéndose deditos y metiéndose consoladores enormes me ponían realmente cachondo. Pero después de unos minutos masturbándome notaba como un picor en la punta de mi polla y entonces dejaba de hacerlo, hasta que volvía a ponerse menos dura y volvía otra vez al ataque, como era mi primera vez y nunca había preguntado a nadie que es lo que tenia que pasar nunca llegue a eyacular aunque el gusto que me daba era realmente placentero. Pasaron un par de semanas y yo siempre que me encontraba solo en mi casa, volvía a masturbarme, llegue a conocerme de memoria todas las fotos de la revista. Os contare como empezó todo con mi madre. Mi padre se había ido de casa cuando yo apenas tenia 2 años, así que nos quedamos mi madre y yo solos en el mundo. Como ella no podía ganar mucho dinero vivíamos en un pisito alquilado realmente pequeño. Había dos habitaciones, una muy pequeñita que era donde dormía yo y la otra donde dormía mi madre algo más grande por lo que decidió poner una mesa de estudio para mí. Mi madre tenia por aquel entonces 33 años por lo que aun conservaba muy bien su figura, aunque es algo bajita eso hacia que las curvas de sus pechos y su cintura la hiciera más excitante. Evidentemente yo nunca había pensado como mi madre como una mujer pero un día que volvimos de la playa me dijo que pusiera crema por la espalda porque se había quemado un poco. Me dijo que mientras iba a buscar la crema al baño ella se tumbaría en la cama y me esperaría. Cuando entre con la crema vi a mi madre estirada de espaldas con una toalla pequeña que le cubría el culo dejando todo lo demás descubierto. Tenía los brazos estirados a los lados con lo que de esa forma tapaba sus tetas. Me puse a su lado y empecé a esparcir la crema por su espalda. Al tenerla bastante quemada cada vez que le echaba la cremita ella daba un pequeño gemido al notar el frescor. Empecé a ponérsela por los hombros y al sentir mis manos contra su piel y la crema resbalando por toda su espalda mi cabeza empezó a imaginar como será el resto del cuerpo de mi madre que tapaba su pequeña toalla, y mi polla no tardo mucho en ponerse dura como una piedra. Yo estaba realmente avergonzado de excitarme con el cuerpo de mi mama pero cada vez tenia mas ganas de apretar mi polla contra su cuerpo. Como ví que ya había acabado de extendérsela por toda la espalda, decidí acabar con aquello antes de que se diera cuenta de que mi polla estaba realmente dura. Cuando le dije que ya había acabado ella giro la cabeza y la levanto un poco dejando ver parte de una de sus tetas, incluso me pareció ver su pezón duro y desafiante. Dándome un besito en la mejilla me dio las gracias, diciéndome que me saliera de la habitación que se iba a cambiar. Me tape la erección como pude y fui a mi habitación y in darme cuenta empecé a tocármela muy rápidamente hasta que en pocos minutos me volvió a dar otra vez ese cosquilleo, y pare. Los días siguientes fueron normales con la excepción de que cada vez veía a mi mama de forma diferente, incluso alguna vez entrando en su habitación con cualquier excusa de que tenia que coger algo del escritorio la ví medio desnuda pudiendo ver esta vez bien claro las dos enormes tetas de mi madre con sus areolas oscuras señalando dos pezones, que aunque se notaba que no estaban duros se veían realmente grandes, debajo llevaba unas braguitas blancas donde se podían adivinar unos pelos oscuros que tapaban su sexo. Después de verla disimuladamente baje la cabeza y le pedí perdón cerrando la puerta al salir. Cuando salió de su habitación ya me esperaba un buen escarmiento por su parte por entrar sin llamar a su habitación, pero no ocurrió, ella se limito a decirme que ya podía entrar que ella ya se había cambiado. Al día siguiente al llegar a casa estaba solo como de costumbre y me estire en su cama recordando lo que había visto el día anterior y empecé a masturbarme como de costumbre. Pero poco después me acorde de lo que me habían gustado las braguita, así que decidí abrir el cajón de su ropa interior y curiosear un poco. Todo era realmente excitante, suave al tacto y realmente delicado. Cogí unos sujetadores que eran como trasparentes y los abr para poder comprobar que mi mami tenia las tetas realmente grandes. Luego pase a unas braguitas también con trasparencias que por la poca tela que tenían no parecía que pudieran cubrir gran cosa. No se porque pero empecé a pasármelas por la cara sintiendo el tacto, las olí y finalmente casi sin razonas me las lleve a mi polla y empecé a masturbarme con las bragas, la verdad es que tenían un tacto increíble y eso me gusto mucho. Oí un ruido y me asuste mucho pensando que seria mi mama, pero no era el vecino de al lado que había cerrado la puerta fuertemente. Me asuste un poco así que decidí guardar toda la ropita como me la había encontrado. Al día siguiente era sábado y yo no tenia que ir al cole, en cambio mi mama trabajaba toda la mañana. Cuando me levante, sabiendo que mi mami tardaría en llegar decidí volver a curiosear en su cajón de la ropa interior. Pero al entrar en su habitación me fije que en su cama desecha estaba tirado un camisón y unas braguitas que supuse que habría dormido con ellas. No pude resistirme y me denude del todo airándome encima de su camisón y cogiendo sus braguitas poniéndomelas en la cara, restregándolas hasta que las puse sobre mi nariz y empecé a olerlas...ummm..Tenían un olor diferente a las que olí el otro día, y supuse que era porque no estaban limpias, pero poco a poco ese olor me estaba excitando aun más y empecé a empujar mi polla encima de su camisón como si me lo estuviera follando. Empecé a darle más duro y más rápido hasta que ese picorcito empezó de nuevo y entonces me pare. Estuve unos minutos dejando que se me bajara toda la erección y al levantarme ví como un poco de líquido de mi polla había ensuciado el camisón. Al principio no sabia porque era, pensé que era algo de orina que salía después de masturbarme, así que cocí mis calzoncillos y lo limpie lo mejor que pude. Esa misma tarde empecé a notar un dolor en mis huevos como si me hubieran dado una patada, al principio no le di mucha importancia pero pasaba el tiempo y no conseguía que parara de dolerme. Por la noche me arme de valor y decidí contárselo a mi madre. Así que después de cenar mientras estábamos viendo la tele, le comente que desde esta tarde sentía un dolor muy agudo en mis testículos, y no sabia porque, ya que no me había dado ningún golpe. Mi mama muy natural me dijo que me pusiera de pie y me quitara los pantalones y los calzoncillos. Al principio me dio un poco de apuro que mirándome tiernamente mi madre me dijo que no pasaba nada, después de todo yo la había visto desnuda el otro día. Después de bajármelos ella me dijo que me acercara y empezó a mirármelos como si se tratara de una herida en mi pierna, hasta que note como con la mano me agarraba la polla y la ponía hacia arriba para poder mirar mejor. Ese leve contacto sobre mi polla hizo que un calambre recorriera todo mi cuerpo y yo tratando de pensar en otra cosa para que no me viniera una erección delante de mi mama. Me dijo que los tenia muy hinchados y cociéndolos con una mano empezó a apretarlos suavemente preguntándome si me dolía al apretarlos, lo hacia tan suave y tiernamente que no pude resistir y mi polla empezó a endurecerse lentamente mientras mi mama me los masajeaba para ver si se me pasaba. Al notar como mi polla empezaba a endurecerse mi mama dejo de tocarme y con una sonrisa me dijo que me sentara, que creía que sabía porque me dolían y que la solución era muy sencilla. Empezó a preguntarme si me gustaba alguna chica, si salía con alguna, si me habían besado..preguntas muy inocentes a las que respondía con un NO, que aun no había salido con ninguna. Luego se puso mas seria y me pregunto si sabía masturbarme, y si lo había hecho alguna vez. Yo me puse muy colorado y al verme tan apenado me dijo que no pasaba nada, que a mi edad era normal que ya empezara a hacerlo, y que el hecho de que mi polla se pusiera dura unos momentos antes al tocármela era natural. Yo cocí mas confianza y le dije que si que alguna vez me había masturbado. Entonces empezó a preguntarme como lo hacia, si pensaba en algo, miraba chicas desnudas y cosas así. Yo acabe confesándole que me habían dejado una revista y que lo hacia mientras la miraba. Entonces ella me hizo la pregunta que acabo por ponerme algo nervioso. "Te has corrido alguna vez mientras te masturbas? ". Yo había oído alguna vez esa palabra por mis amigos, pero no sabia muy bien a que se referían, y se lo hice saber a mi mama. Ella pacientemente me dijo que cuando estoy un rato masturbándome, si había notado que me salía un liquido blanco, como si orinara pero mas espeso y en menos cantidad. Entonces me acorde de lo que me paso con su camisón esa misma mañana, y le conteste que después de hacerlo me había salido un poco de liquido al dejar de hacerlo. Ella me miro con cara de pena y me dijo que lo que me pasaba es que no acaba de masturbarme y que aunque lo que hacia estaba bien, debía seguir haciéndolo hasta que me saliera un chorro de "semen". Por las clases de ciencias sabia que el semen era lo que los hombres sacaban del pene para dejar embarazadas a las mujeres pero nunca imagine que haciéndolo solo pudiera pasar. Mi madre sonrió ligeramente y me dijo que si, que siempre que un hombre se masturba puede conseguir que le salga si lo hace suficiente rato. En ese momento no me había dado cuenta pero al estar desnudo, mi mama hablándome de esas cosas y con una mano en mi pierna acariciándome, mi polla estaba totalmente empalmada y la que si que se dio cuenta fue mi mama que sus ojos pasaban de mirarme a los míos a mirar fijamente mi polla. Yo le dije que no sabía como hacer salir el semen ya que después de un rato de hacerlo, empezaba a notar un picor y entonces paraba. Ella me dijo que era por eso que me dolían los testículos, que al estar mucho tiempo excitándome sin eyacular, mis testículos se habían hinchado y lo que tenia que hacer era eyacular la próxima vez que me masturbara y ya vería como se me pasaría después de un rato. Entonces se levanto y me dijo que me fuera a mi habitación y me masturbar mirando esa revista mía, pero que esta vez cuando empezara a picarme siguiera masturbándome hasta que saliera todo el semen. Yo algo incrédulo hice lo que me dijo, pero otra vez cuando estaba a punto empezó a picarme y al continuar haciéndolo note que el picor se hacia mas grave y pare. Salí de mi habitación con la polla bien dura debajo del calzoncillo y al ver mi cara, y mi polla, mi mami enseguida se dio cuenta de que no había conseguido eyacular. Así que ni corta ni perezosa mi cogió de la mano y guiñándome un ojo me dijo que ella iba a ayudarme pero que solo seria esta vez que no debíamos repetirlo nunca mas y sobretodo no debíamos decírselo a nadie. Me hizo desnudarme completamente y me dijo que me estirara en la cama, yo al estar muy nervioso no pude contener mi erección y mi mama al verlo me dijo que no pasaba nada si estaba nervioso que ella me ayudaría a que se me pusiera dura otra vez. Me pregunto si quería verle las tetas, aunque ya las había visto, pero esta vez las acerco a mi cuerpo y cociéndome la mano la acerco a las tetas y me dijo que las tocara y las estrujara. Mi polla se puso dura al momento de tener esos enormes pechos entre mis manos, yo pensé que entonces al estar ya dura no me dejaría seguir tocándolos pero en vez de eso se saco el camisón y poniéndose encima mío mi polla quedo apretada sobre sus braguitas mientras llevaba sus tetas hasta mi boca pidiéndome que las chupara, empecé a apretarlas mientras recorría con mi lengua cada centímetro de sus pechos, luego me pidió que le chupara los pezones como si me estuviera amamantando y note como poco a poco se iban endureciendo y creciendo como si se trataran de dos dedito bien pequeños. A la vez que le chupaba las tetas empezó a subir y bajar su cuerpo haciendo que sus braguitas rozaran mi polla. Le dije que me estaba empezando el picor pero que por favor no parara, que estaba muy rico aquello que me hacia. Agacho la cabeza y empezó a meter su lengua en mi boca dándome e primer morreo con lengua que había tenido hasta el momento, luego me dijo que la primera lechita de su hijo la quería dentro de su boca. Yo no entendí muy bien que es lo quería que hiciera, pero ella empezó a bajarse por mi cuerpo hasta que su boca quedo a la altura de su boca, empezó a masturbarme muy lentamente mientras pasaba su lengua por mis huevos hasta llegar a la base de mi polla, subió con su lengua por mi pequeña polla hasta llegar a la punto, luego hizo algo que me dolió un poco pero me dio un placer que nunca había sentido, estiro mi piel hasta dejar todo mi glande descubierto y chapándomelo con la lengua se introdujo toda mi polla en su boca. Le cabía enterita y empezó a subir y bajar por ella rápidamente apretando sus labios. Pronto empezó a recorrerme un calambre por todo mi cuerpo y mi mama dándose cuenta abrió bien la boca y empezó a masturbarme rápidamente con la mano hasta que mi polla escupió un líquido abundante dentro de su boca y algunos chorros cayeron en sus labios y cara. En ese momento ví una alegría y vicio que nunca había visto antes en mi mama, volviéndose a meter mi polla en la boca y dejándomela bien limpia. Luego se tumbo al lado mío y me dijo que eso era correrse y que cada vez que me masturbara tenia que hacerlo hasta que me corriera y así no me dolerían los huevos se abrazo a mi cuerpo besándome la cara y note como sus braguitas estaban empapadas, le pregunte si a ella también le pasaba lo de correrse y me dijo que a las mujeres también les pasaba algo parecido pero eso ya me lo enseñaría otro día porque como una buena madre quería enseñarme todo lo que ella sabia sobre el sexo. Pero esa ya es otra historia que pronto os contare? Espero que me hagáis llegar vuestros comentarios, sobretodo si sois mamas que alguna habéis sentido que os gustaría sacar la primera lechita de vuestros hijitos.

Lista de Relatos Eroticos Filial

¡Advertencia! Este sitio contiene material de sexo explícito y está dirigido exclusivamente a público adulto.
Al entrar a este sitio usted certifica que es mayor de 18 años, o mayor de 21 si así lo disponen las leyes que le rigen donde se encuentra,
y que ha entrado voluntariamente a este sitio para ver material de sexo explícito.