Relatos Eroticos // Mi Pagina de Sexo
Pagina de Inicio Agregar a Favoritos
Relatos Eroticos // Mi Pagina de Sexo
Relatos Eroticos de Maduras
Aqui encontraras los mejores Relatos Eroticos, Cuentos Calientes, Historias Cachondas, Fantasias XXX, Confesiones Privadas, Sueños Ardientes

Mi madura vecina ( Maduras )
Autor: Anonimo | Publicado: 2007-02-09 | Puntaje: 8.8 | Votos: 5 (Votar)

Este relato que voy a compartir con ustedes es completamente real y me sucedió hace 10 años. leyendo esta página de relatos, me animé a compartirlo con ustedes. todo comenzó cuando tenía 17 años...


Este relato que voy a compartir con Ustedes es completamente real y me sucedió hace 10 años. Leyendo esta página de relatos, me animé a compartirlo con Ustedes.
Todo comenzó cuando tenía 17 años, en ese momento y actualmente me encantan las mujeres maduras, pero en esa oportunidad fue con una vecina que me volvía loco, buscaba cualquier excusa para verla o me la encontraba en los pasillos del edificio, la obsesión era tal que sabia las horas de sus salidas y llegadas y siempre salía a su encuentro pero siempre era un simple " Hola, como estás?", y yo me volvía loco nada mas de verla, era una mujer impresionante y a pesar de tener dos hijos estaba buenísima todo lo tenía en su lugar y lo que mas me gustaba era como se vestía, siempre andaba muy sexy, todo lo que se ponía lo combinaba con zapatos de tacón alto y eso me excitaba demasiado ( aún me encantan esos zapatos). Solamente veía sus zapatos y se me paraba y eso era motivo de hacerme una paja con locura, imaginando que ella me violaba.
Un día en el edificio hicieron una reunión para rifar un puesto de estacionamiento para un carro y como en mi casa no podía ir nadie yo fui, esa noche estando en la reunión entró mi vecina, disculpen se llamaba Cecilia, por supuesto ella se veía recién bañada, tenía el cabello mojado y un vestido negro pegado al cuerpo y por supuesto unos zapatos negros de tacón alto, para mi suerte se iba a sentar al frente de mi. Comenzó todo el mundo a hablar y yo pendiente de que se sentara para ver si podía verle sus pantaletas o algo para hacerme una paja esa noche, terminó de hablar con otra vecina y se sentó al momento cerro las piernas bien y no pude ver nada y luego cruzo las piernas y no pude ver nada pero en ese momento ella noto que la miraba y me dio pena, no podía verle la cara de la pena pero mis deseos eran mas grandes que mis penas y decidí seguir viendo, en el momento que le toco su número separo las piernas y se veía oscuro hacia adentro, imaginé que tenía ropa interior negra, pero al rato las volvió a cruzar y me miró, siguieron dando los números y cuando me tocó el mío lo agarré y voltee a verla y mi sorpresa fue que estaba hablando con el de al lado y tenía las piernas semi abiertas y logre ver que no tenia nada abajo se le veía la cuquita rica y se me paro al instante, ella volteo y me miro mi cara era tal que ella sonrió y comenzó a jugar con sus piernas para que yo la viera eso me puso a mil y ella lo que hacía era poner cara de picara y seguir enseñándome todo. En lo que terminó la reunión se paro todo el mundo y yo estaba tan excitado que no me podía parar me quede sentado y ella se me acercó y me dijo en el oído que era un mirón y que le había encantado, que se imaginaba lo que yo iba a hacer esa noche. Me dio un besito en la mejilla y se fue, esa noche me masturbe con locura.
Esos días la veía pasar y ella se me acercaba y me daba un besito y me preguntaba como estaba y me pregunto que desde cuando la miraba y yo le dije que siempre porque era una mujer espectacular y que me encantaba verla, ella me dijo que el día de la fiesta se vestiría para mi. (a pocos días teníamos una fiesta en el edificio, en el salón de fiestas)
Llego el día y llegué de primero a la fiesta no quería perderme su entrada, yo estaba con mi familia completa (papá, mamá y hermano) y ella llegó con su esposo e hijos, su entrada fue impactante todo el mundo la vio, al entrar me miró seriamente y paso por el frente de nuestra mesa para que la viera y se pararon a saludar a mis padres y a nosotros, siguieron y se sentaron en la mesa de al lado y ella su ubicó donde yo la viera, tenía un vestido con un cierre en todo el medio, le llegaba a las rodillas y unos tacones altísimos todo era rojo, al sentarse metió las piernas debajo de la mesa y volteo a verme y se sonrió como diciendo hoy no podemos jugar, pero al pasar la noche entre tragos y música se alborotó la fiesta y me atreví a sacarla a bailar, le pedí permiso a su esposo y el me dijo que no había problema, bailando con ella estaba a millón y ella me dijo al oído que en un rato iba a comenzar el show, se acabo la canción y nos fuimos a sentar, la deje en su mesa y yo me fui a la mía, en ese momento ella se sentó como acalorada y remango su vestido y puso las piernas hacia fuera de la mesa para darme el show, comenzó a enseñarme su pantaletas también eran rojas y yo estaba emocionado al rato ella se paró y fue al baño, a su regreso se sentó igual pero en lo que abrió las piernas no tenia nada abajo y yo le veía su cuquita y los tacones y me quería masturbar allí mismo ella se reía y comenzó a jugar con unos hielos se los chupaba y se los pasaba por su cuello al rato me mando una nota con su hija que decía quiero verte el pene sácatelo, así lo hice ella metió la mano debajo del vestido y comenzó a masturbarse viéndome mi miembro bien parado, eso me encantó, pero me daba miedo que me vieran pero estaba pilas para que nadie se percatara de lo que estaba pasando, comenzó a ponerse caliente y yo igual viéndola y haciéndome una paja, parecía un sueño verla en esas cosas pero era real, al rato acabé y ella comenzó a sonreírme, me limpie y guarde mi pene y ella se saco la mano de su cuquita, estaba enloquecido ella se levanto y me sacó a bailar, era un merengue bien rico y comenzó a decirme al oído lo rico que había estado todo y que se moría de ganas porque la violara en el medio de esa pista ya que estaba muy caliente.
La fiesta estaba terminando y ya se había ido mucha gente, en mi mesa quedábamos solo mi hermano y yo, al rato se levantó su esposo cargo a una de sus hijas y ella agarro a la otra, pasaron por la mesa y se despidieron, ella me dijo en voz alta y delante de su marido, estamos pendientes bailas muy rico te felicito, sueña bonito. Al rato ya me iba y ella regreso la vi entrar y me senté, paso y me dijo que venia a buscar la chaqueta de la hija, de regreso se acercó a la mesa y al oído me dio las gracias por la masturbada y me dijo que se iba a violar a su esposo porque estaba muy caliente que el la estaba esperando pero que se iba a imaginar que era yo y me pidió que me masturbara pensando en ella que me quedara tranquilo porque lo de esta noche no se quedaba así, de despedida me dio un beso en la boca sin que nadie nos viera. Así lo hice me fui y me masturbe pensando en ella en lo que me había calentado y en la imagen que tenia de sus piernas, cuca y zapatos de tacón que me matan.
A los pocos días en el estacionamiento vi al esposo de mi vecina arreglando el carro y me acerque para prestarle ayuda y aceptó porque solo no podía, me puso a agarrar unas piezas mientras él las ajustaba y allí estuve como 2 horas ayudándolo hasta que el carro encendió y me dio las gracias por mi ayuda y como estábamos full de grasa saco una crema para quitar la grasa pero se la acabó y no alcanzo para mi, pero le dije que no importaba que yo iba a mi casa y ahí me bañaba, el me dijo que me iba a costar mucho quitármela con jabón y me pidió que subiera a su apartamento a buscar otro pote de crema, que le tocara a Cecilia y se la pidiera que le dijera que estaba en su estudio, que la usará y se la regresará, me pidió también que le dijera a ella que el iba a salir a probar el carro y luego lo iba a llevar a hacerle el lavado y engrase, así lo hice subí en el ascensor y toque el timbre ella me abrió y me saludo con mucho cariño pero asustada, estaba con un camisón y descalza pero bella como siempre, me preguntó que haces acá y así todo lleno de grasa, le eche el cuento y le di su recado, me dijo pasa adelante y te busco la crema y no hagas mucho ruido porque las niñas están dormidas. Entró hacia los cuartos y vi cuando cerro las puertas de los cuartos, salió se me acercó diciéndome que iba a buscar las llaves del estudio que estaba cerrado, al ratico salió con el mismo camisón pero con unos zapatos de tacón alto negros, al verme la cara sonrío y me dio un beso y me dijo que sabia que me encantaban esos zapatos y por eso se los puso para que me deleitara, me pidió que la siguiera al estudio, lo abrió y comenzó a buscar la crema hasta que la consiguió, comenzó a limpiarme y me pregunto si vi a su esposo salir con el carro, le dije que si, siguió limpiándome y yo no le quitaba la vista de sus piernas y de los tacones, me dijo te encantan mis tacones le dije que si y me beso con mucha pasión, me empujo contra el escritorio me bajo el short y comenzó a comerse mi miembro que estaba parado desde que salió con los tacones, al rato me saco del escritorio y se sentó ella abrió las piernas y apoyo los tacones encima del escritorio que vista tenia tan rica, veía sus tacones, piernas y su hermosa cuca, me dijo que se la mamara que me iba a enseñar a hacerlo porque eso era lo mas rico del mundo, una buena mamada de cuca, así lo hice me agache y comencé a mamarle la cuca siguiendo sus instrucciones que eran muy ricas, me pedía que le mordiera el clítoris y que le metiera tres dedos y se los moviera adentro, eso estaba divino comencé a sentir un jugo saliendo de su cuca y ella me pegaba en la cabeza y me halaba los pelos y se quito el camisón, sus tetas eran perfectas duritas y subí a chuparselas y le dije que eran bellísimas me contesto son operadas mámalas me encanta y mientras las mamas metemelo todo, dale metelo ya, abrí bien sus piernas y lo metí estaba caliente y húmeda comenzamos a gemir pero callados por las chamas ella me mordía el cuello y me rasguñaba que placer y decía cójeme y veme los zapatos cójeme papi cójeme siénteme tuya que rico tienes el guevo , de pronto me apartó y se bajó del escritorio se volteo y se lo metí parada en su cuquita que estaba hirviendo ella volteaba y me besaba yo le mordía la oreja y se la chupaba también su cuello y espalda mientras la penetraba, me puse derecho para verle los tacones y esas piernas con esos tacones me pusieron a mil de arriba le abrí las nalgas y la incline un poco mas y me pidió que le escupiera el culito y me mojara un 1 dedo y se lo metiera poco a poco y siguiera cogiendo comenzó a gritar y con la otra mano le tape la boca y me mordía sentía que mis bolas iban a explotar, el culito estaba rico y en eso me pidió que se lo metiera por el culo que quería sentir mi leche en el culo y así lo hice me dolió un poco pero era mi primer culo que delicia y de la mujer de mis sueños, me decía dame duro papi dame duro reviéntame, hazme sentir mujer si rico rico rico, comencé a respirar mas profundo iba a acabarle en el culo y ella se separo y se bajo me lo agarro y comenzó a mamarlo hasta que le acabe en la boca y le llene toda su boca, agarro una copa que estaba en la biblioteca y escupió mi leche en la copa, se me acerco y me dio un beso y me dijo que había gozado como nunca con la copa en mano me dijo salud y se la tomo toda, eso me enloqueció y la agarre y bese con pasión, nos dimos un abrazo y me apuro para que me fuera que se iba a bañar y que podía llegar su esposo, me dio la crema quita grasa y me pidió que se la llevara cuando su marido no estuviera que ella me avisaba.
Así que espere y me aviso a los tres días y de allí en adelante me convertí en su amante, cada vez que quería que la cogiera me llamaba y siempre inventábamos algo nuevo, luego les cuento uno de esos inventos.


Lista de Relatos Eroticos Maduras


| Confesiones | Control mental | Dominacion | Fantasias | Filial | Gay | Hetero | Infidelidades | Intercambios |
| Lesbianas | Maduras | No consentido | Orgias | Primera vez | Sexo virtual | Transexuales | Varios | Voyeur |
¡Advertencia! Este sitio contiene material de sexo explícito y está dirigido exclusivamente a público adulto.
Al entrar a este sitio usted certifica que es mayor de 18 años, o mayor de 21 si así lo disponen las leyes que le rigen donde se encuentra,
y que ha entrado voluntariamente a este sitio para ver material de sexo explícito.