Relatos Eroticos // Mi Pagina de Sexo
Pagina de Inicio Agregar a Favoritos
Relatos Eroticos // Mi Pagina de Sexo
Relatos Eroticos de Orgias
Aqui encontraras los mejores Relatos Eroticos, Cuentos Calientes, Historias Cachondas, Fantasias XXX, Confesiones Privadas, Sueños Ardientes

Mi esposa, una puta (Orgias)
Autor: Ross | Publicado: 2006-04-15 | Puntaje: 3.33 | Votos: 3 (Votar)

El dia en que mi esposa se convirtió en una verdadera puta. hola amigos, el siguiente relato es real y quiero compartirlo con todos ustedes. soy un hombre casado con una mujer de 24 años, a pesar ...

El dia en que mi esposa se convirtió en una verdadera puta. Hola amigos, el siguiente relato es real y quiero compartirlo con todos ustedes. Soy un hombre casado con una mujer de 24 años, a pesar de que tenemos nuestras buenas sesiones de sexo sentía la necesidad de disfrutar de nuevas experiencias que recorrían mi mente, siempre me ha gustado exhibir a mi mujer, que los hombres sientan el deseo de poseerla, es por ello que me gusta acompañarla a comprar su ropa, siempre logro convencerla de usar minifaldas ya que posee un par de piernas lindas, muy bien cuidadas y una piel envidiable ya que no necesita usar medias, me gusta comprarle blusas ajustadas que dejen ver sus grandes tetas que a cualquiera deja loco, son perfectas de tamaño y figura, pero lo mejor que tiene es su culo, realmente es un monumento, redondo y parado, realmente tengo mucha suerte de tener una mujer como ella. Pero bueno, luego de algunos detalles de ella para que se hagan a la idea, seguiré a lo importante, a lo que me hizo escribir este relato. Como les dije inicialmente me gusta exhibirla, a pesar de que a ella no le gusta mucho el estar mostrando mas de lo debido, lo hace únicamente cuando estoy con ella, en fin, durante días estuve imaginándome a Edna (así se llamara mi esposa en este relato) siendo cogida por varios hombres, el solo imaginarme me ponía muy caliente y con la polla a mil, no me atrevía a decirle a ella lo que quería, a veces me daba miedo de decírselo, no quería que pensara mal de mi, pero todo lo fui planeando minuciosamente, empecé en nuestras sesiones de sexo a imaginarme otros hombres que nos acompañaban y empezaban a acariciarla por todo su cuerpo, y creo que le gustaba ya que el ritmo de ella se aceleraba mas, fue así que decidí un fin de semana invitarla a cine y luego iríamos a bailar. Todo lo estaba planeando minuciosamente le compre un conjunto que le quedaba muy sexy y provocativo, le compre una faldita cortita, de esas que cuando hace mucho viento se levantan y pueden dejarlo ver todo, era de color blanca, me gusto muchísimo ya que cuando se la coloco se le alcanzaban a ver sus diminutas tanguitas, le compre una blusa de encajes la cual dejaba ver claramente sus tetas cubiertas solo por un sostén que cubrían la mitad, y por ultimo unos zapatos de tacón alto y destapados que dejaban al aire sus hermosos pies. Definitivamente se veía espectacular, solo al salir a la calle observe como todas las miradas eran para ella, lo único que ella no sabia era a que cine la llevaría y se sorprendió cuando llegamos a uno de esos cines que presentan películas pornográficas, no quería entrar allí se sentía mal y fue muy difícil convencerla, cuando lo logre y entramos lo primero que observamos fue solo hombres, cosa que a ella la puso mas nerviosa, yo por mi parte trate de tranquilizarla y le dije que solo veríamos y que no dejaría que nadie se le acercase o que la molestase, cuando nos sentamos en una de las sillas traseras no paso un minuto cuando algunos de los hombres se acercaron a nosotros algunos de pie y otros se sentaron, la película era muy excitante, mostraba a una joven realmente hermosa con un cuerpo escultural siendo cogida por tres hombre al tiempo, era penetrada simultáneamente por cada uno de sus agujeros, eso me puso a mil y solo me imaginaba a mi esposa haciendo lo mismo, yo miraba la cara de Edna, y estaba concentrada mirando cada segundo de la película, observe como en un momento cruzo sus piernas apretándolas, me di cuenta que se estaba calentándose y le estaba gustando, fue por eso que me decidí a posar mi mano en sus piernas y empece a acariciarla, al momento otros hombres se acercaron a nosotros, pero la sorpresa de mi mujer fue grande cuando miro hacia atrás y vio como un hombre tenia su polla por fuera y se estaba haciendo una paja a todo gusto, ella se quedo como hipnotizada, no se si por la tranquilidad del hombre o por que su miembro era grandísimo ya que yo también lo observe, debía tener unos 21 cms y era bastante gruesa, cuando Edna reacciono volteo su mirada hacia mi y yo le conteste con una sonrisa, luego de esto cogí la mano de ella y la pose encima de mi polla sobre el pantalón para que sintiera como la tenia de tiesa, ella me devolvió el gesto con un apretón, empece a tocarla nuevamente pero esta vez fui mas alla, pues introduje mi mano por dentro de su faldita que en ese momento estaba bastante recogida dejando ver su piernas mas de la mitad de los muslos, dándoles una vista hermosa a otros hombres, empece con caricias suave luego fui subiendo mas hasta llegar a tocar sus tanguitas, en ese momento ella estaba caliente y mojada por lo que pude sentir, al momento ella retiro un poco las piernas dejando mas libre el camino y facilitando que pudiera tocar su clítoris, en ese momento quería cogerla, clavarle mis 20 cms, fue entonces cuando se acerco mas un hombre y empezó a acercar su mano hacia Edna, lo cual hizo que ella reaccionara y la retirara rápidamente, enseguida me dijo que quería salir de allí, no tuve mas remedio que cumplir sus ordenes ya que quería continuar esa noche bien, cuando salimos me dijo que la película la había puesto muy caliente, mas cuando había visto la polla de aquel hombre, pero que se había puesto nerviosa con aquel hombre que la había tocado, le pregunte en broma que si no le gustaría haber sido la mujer de la película, a lo cual me contesto con una sonrisa que sentía envidia, seguimos nuestro camino y como lo prometí fuimos a una discoteca a bailar, estaba algo llena, pero habían mas hombres que mujeres en el sitio, pedimos una botella de ginebra ya que a ella le encanta, empezamos a hablar y tomar muy seguido, Edna es de las mujeres que se toman un trago y se prenden, y eso era lo que yo quería, cuando salí a bailar observe que junto a nuestra mesa se encontraban un grupo de jóvenes tomando, cuando terminamos de bailar muy disimuladamente pase por su lado con el fin de que se fijaran en mi esposa y creo que lo logre ya que cuando me fui a sentar todos tenían puesto los ojos en el culo de mi esposa, seguimos tomando y cada vez se veía Edna mas prendida, le decía que estaba súper rica y que cualquiera de esos hombres que estaban allí les gustaría cogerla, que se veía muy sexy y provocativa, yo sabia que todo esto la ponía mas caliente, y si que lo estaba logrando ya que metí mi mano debajo de la falda y estaba completamente mojada, y yo ni se diga la tenia dura, estaba que reventaba debajo de mis pantalones, fue entonces cuando me dijo que iría al baño y se levanto de la silla, cuando se dirigía al baño observe como los hombres de la mesa siguiente no le quitaban la mirada al trasero de Edna ya que lo movía muy sexy y además la luz se dirigía hacia su silueta dejando ver por entre sus piernas, algo maravilloso que hasta yo me quede paralizado de esta imagen, cuando regresó nuevamente salimos a bailar y ella empezó ya por los tragos a moverse de una manera muy sensual, empece por tomarla de la cintura y muy disimuladamente iba levantando su falda para mostrarles el culo de mi esposa a aquellos hombres que no dejaban de mirar a mi esposa, creo que ellos se dieron cuenta de lo que yo hacia ya que en un momento se levantaron dos de ellos y se dirigieron a la pista a bailar y lo hicieron con nosotros, eran unos chicos muy bien conservados, y por su físico mantenían en el gimnasio, fue ahí donde nos conocimos y presentamos y nos invitaron a su mesa y fue Edna la que sin pensarlo acepto la invitación, estuvimos hablando y tomando un buen rato, cuando uno de ellos me dijo que mi mujer estaba muy buena, que tenia suerte, que no me molestara por lo que me decía a lo cual conteste que no había problema, y luego de haberle dicho esto me dijo además que lo que mas le llamaba la atención eran el par de tetas que tenia, fue en ese momento donde el DJ anuncio un concurso que harían a todas las mesa y que el premio seria una botella de ginebra totalmente gratis, mi mujer al escuchar se animo pero no se sabia en que consistiría el concurso, como a los quince minutos empezaron a decir las reglas del juego el cual consistía que las mujeres que querían participar pasarían a la pista de baile y bailarían de la forma mas sexy posible, en ese momento estuve seguro que ganaríamos ya que de las mujeres del sitio Edna era una de las mas bellas, empezaron a bailar y se fueron descalificando una por una hasta que quedaron mi esposa y una rubia que tampoco estaba mal, mis nuevos compañeros hacían barra a Edna animándola, fue cuando de pronto la rubia se saco el sostén de un tirón, y los aplausos no se hicieron esperar pero nunca me imagine que mi esposa haría lo que hizo, se saco el sostén y además se quito el top dejando al descubierto sus enormes tetas, que se balanceaban al ritmo de la música, era un espectáculo digno de ver, escuche decir a uno de los hombre que estaba a mi lado que se comería esas tetas toda una noche, que eran perfectas, que no se cansaría de mamarlas, y muchas cosas mas, no había duda que habíamos ganado la botella, cuando el espectáculo paso nos fuimos a la mesa y Edna colocándose sus prendas también se dirigía hacia la mesa y observe como los hombres le decían cosas en el oído a medida que pasaba, mis nuevos amigos felicitaron a Edna y ya los tragos hicieron que Edna estuviera realmente diferente, todo le parecía cómico y no dejaba de sonreír, decidí entonces que llevaría a cabo mi fantasía de compartir mi mujer con otros hombres y que mejor que con mis nuevos conocidos, llame a uno de ellos y empece a contarle de lo que quería realizar y el sin pensarlo me dijo que los cuatro estarían de acuerdo y mas con Edna, ya que a todos les había gustado y que habían hablado de sus tetas y culo que tenía, me dijo que dejara todo en sus manos y fue entonces cuando nos invitaron al apartamento de uno de ellos a seguir la rumba y sin dudarlo nos dirigimos hacia allá, yo me fui con Edna en el auto de uno de ellos en el puesto trasero y empece a meterle mano le acaricie las tetas y su coñito, estaba muy mojada, le pregunte que si quería hacerlo a lo cual respondió que si, pero que quería hacer lo que había visto en la película, y entre broma y broma le dije que si lo quería lo haríamos con los cuatro nuevos amigos y ella respondía con una sonrisa, al llegar al apartamento tomamos unos tragos y colocaron música, uno tras uno sacaban a bailar a Edna, y fue uno de ellos el que inicio lo que permitiría dar inicio a mi fantasía, ya que muy lentamente fue acercando su cuerpo contra el de Edna, cada vez mas hasta colocar sus manos en el trasero de mi esposa, ella no parecía darse cuenta o se hacia la que no pasaba nada, en un momento observe como le pego un apretón a sus nalgas, todo iba por buen camino, uno de ellos decido que Edna nos debería dar el mismo espectáculo que en el bar, todos aplaudimos la iniciativa y apoyamos la idea, hacíamos coro para que Edna se animara, ella me observaba y yo con la mirada le decía que estaba de acuerdo y que además lo deseaba, entonces colocaron un disco muy suave y Edna empezó a moverse como solo ella lo hace, muy sensualmente, se fue quitando el top, quedando en sujetadores, no me canso de repetir lo linda que es, luego se quito el sostén y quedaron las tetas al aire note como todos estabamos con las pollas duras, Edna se acerco a mi y se sentó encima de la polla dura que tenia en ese momento al observarla y empece a darle un masaje a sus enormes tetas, por instinto movía mi polla hacia arriba como queriendo meterla, los demás decían que no solo a mi, que se sentara en todas las vergas, yo le dije al oído que lo hiciera que quería verla montada encima de ellos, así tuvieran pantalón, y lo hizo enseguida, pero ya fue diferente ya que empezó a moverse y a bailar encima de cada uno, empezaban a tocarla muy tímidamente, fue entonces que ella tomo las manos del ultimo que monto y se las coloco en las tetas para que se las tocara, veía en la cara de Edna el deseo que le estaba provocando, se levanto y siguió dándonos el espectáculo, luego sin pensarlo se quito la faldita, quedando en braguitas y cual fue el escándalo y los aplausos al ver el culo de mi esposa que no tardo mucho en quedar sin nada, ya que fui yo el que le quite sus tangas, al verla totalmente desnuda uno a uno se fue quitando la ropa hasta quedar todos en cueros mostrando todos las pollas al aire y totalmente paradas, lo primero que hizo Edna fue empezar a mamar una por una las pollas notaba la cara de satisfacción y deseo en mi esposa, era muy rico ver a Edna comiéndose todas esas vergas, de todos los tamaños, luego fueron mis amigos quienes empezaron el festín con ella, la tocaban por todas partes, la besaban, uno empezó a darle lengua en su coñito, y otros dos se encargaban de sus deliciosas tetas, yo por mi parte solo me daba en la tarea de observar al tiempo que me hacia una paja, en un momento la observe como la colocaron en cuatro patas y uno de ellos le estaba clavando su verga en el coñito, mi mujer se movía hacia tras queriéndose ensartar toda esa polla, al tiempo que le mamaba la verga a otro, en ese instante los otros dos que estaban frente a ella se vinieron derramando toda su leche en la cara de mi esposa, el semen recorría su rostro, luego uno de ellos se sentó en el sofá y fue Edna la que se coloco encima de la polla pero esta vez la dirigió hacia el agujero de su ano, observe como muy lentamente se fue agachando y poco a poco se iba metiendo esa verga, cuando tuvo una parte adentro ya enloquecida se dejo caer y de un solo tiro se la metió toda, solo me miraba y comenzó a cabalgar en un ritmo acelerado, por la cara del tipo observe que se estaba viniendo dentro del culo de mi esposa, no pude aguantar y solte un chorro de leche, eyacule bastante, creo que por lo que veía, Edna estaba realmente enloquecida, ya que luego paso a limpiarle la polla con su boca dejándola sin una gota de leche, pero la noche no termino así, continuamos una y otra vez comiéndonos a mi mujer, unos por el coñito y otros por el culo, hasta que quedamos rendidos en la cama, al siguiente los dos nos fuimos a casa, durante el camino no hablamos, pero en la noche tuvimos nuestra propia sesión de sexo y hablamos de lo sucedido y lo bien que la habíamos pasado, sobre todo ella que me dijo que quería repetir la salida.

Lista de Relatos Eroticos Orgias

¡Advertencia! Este sitio contiene material de sexo explícito y está dirigido exclusivamente a público adulto.
Al entrar a este sitio usted certifica que es mayor de 18 años, o mayor de 21 si así lo disponen las leyes que le rigen donde se encuentra,
y que ha entrado voluntariamente a este sitio para ver material de sexo explícito.